¿POR QUÉ HAGO FOTOS? VÍCTOR GARRIDO (2008) | BLANK PAPER

¿POR QUÉ HAGO FOTOS? VÍCTOR GARRIDO (2008)

Desde la escuela:

1/12/16

¿POR QUÉ HAGO FOTOS? VÍCTOR GARRIDO (2008)

¿Por qué hago fotos? No sabría muy bien explicar el por qué, pero sí tengo claro que es el camino que he escogido y nunca me voy a separar de él.

Desde pequeño he estado rodeado de fotografía; mi abuelo y mi madre se dedicaban a ello pero yo nunca mostré un interés fuera de lo normal o especial por ella, no me parecía una vida interesante ya que a mi madre apenas la veía y a mi abuelo no le tenía precisamente una estima especial por su manera de querer tan peculiar.

Siempre he tenido un gran respeto por su trabajo, pero jamás demostré que me gustase, parecía claro para todo el mundo, menos para mí, que yo debía ser fotógrafo. Esa puede ser la razón principal por la cual no mostré ningún interés. A nadie le gusta que le programen su vida, a mí no me hacía gracia, nada de gracia.

Trabajábamos todos en el negocio familiar, una pequeña tienda de fotografía en Luarca. Cuando en verano mis amigos estaban en la playa, yo trabajada, y cuando era invierno ellos se iban a jugar al futbol y yo tenía que ir con mi abuela a abrir la tienda.

Con los años todo siguió igual hasta que tuve que decidir qué estudiar. Cuando por fin llegó el momento de irme a algún sitio a estudiar comprendí que todo aquello que me rodeaba era lo que mejor sabía hacer. Decidí estudiar fotografía, aquello no podía finalizar allí, lo hice por puro romanticismo. Me di cuenta que una de las personas que más admiraba en el mundo es mi madre, y quiero hacer lo que ella hace, con la inestimable ayuda de mi padre.

A parte de toda esta vinculación familiar, hago fotos porque me gusta, disfruto con mi manera de ver las cosas y la mejor forma de tenerla presente es plasmarla en fotografías. No quiero con esto darle a estas razones solo connotaciones positivas, me cuesta muchísimo hacer fotos, casi me obligo...

La fotografía me hace enfrentarme a mis miedos e inseguridades como ninguna otra cosa. Cuando consigo deshacerme de esos miedos y hago una foto que me gusta, siento que el esfuerzo no es en balde, que merece la pena esforzarse y luchar por lo que quiero. 

Ahora quiero seguir avanzando, no quedarme solo en el paso de hacer fotos bonitas, quiero contar cosas, quiero demostrarme que sirvo para esto, para este camino que he escogido y no lo quiero dejar. Quiero vivir la fotografía de una manera más personal, más egoísta. Quiero que mi esfuerzo diario me llene de satisfacción y que no me aporte simplemente un puñado de euros.

Necesito normalizar la fotografía en mi vida, que no me suponga ese esfuerzo extra, porque cuando pienso esto, surgen las dudas que me hacen ver si de verdad me gusta la fotografía o simplemente es el medio que he escogido para vivir.

Soy un perfeccionista y controlador, me cuesta mucho dejarme llevar, por esta razón solo llevo haciendo fotos de una manera más habitual los últimos dos años, no me arrepiento de ello porque creo que ahora estoy más preparado y más abierto a aprender, a escuchar y también a ser rechazado por lo que hago.

Es el momento de cambiar, de que las cosas no se queden solo en ideas o falsos proyectos de futuro.

Fotografías que formaron parte de la exposición "Tres en Dos", en Galería Gema Llamazares de Gijón, comisariada por Semíramis González en junio de 2014. 

Vaqueiro © VíctorGarrido 2011 - en proceso

                        

 

 

Tags:

Google+