Nos entrevistan en UNSEEN Magazine | BLANK PAPER

Nos entrevistan en UNSEEN Magazine

Artículos:

12/9/16

Nos entrevistan en UNSEEN Magazine

UNSEEN · BLANK PAPER SCHOOL  may16
Joanna Cresswell Editor | Unseen Magazine

Compartimos la entrevista que Joanna Cresswell realizó a nuestro director, Fosi Vegue, para la revista UNSEEN, con motivo un artículo sobre formación donde destacan a centros alternativos como la escuela de Riga, la escuela online del MoMA y Blank Paper Escuela. ¡Nos vemos en UNSEEN del 22 al 25 de septiembre!

Háblanos de la educación artística en España. Algunos amigos españoles me han dicho que no hay muchos títulos en fotografía ofrecidos en el país. ¿Es esto cierto? ¿Es esto en parte por lo que decides montar Blank Paper Escuela? A pesar de ello parece que hay una salida rica y prolífica de la fotografía desde España.
Para ser sincero nunca me he preocupado mucho de lo que hacen otros centros, pero sí es cierto que hace 10 años cuando surgió Blank Paper Escuela la formación existente planteaba la fotografía como un oficio mimético vacío de discurso muy centrado en la técnica. Nuestra intención fue ir más allá de la imagen única concibiendo la fotografía como un lenguaje complejo pleno de sentido. Para ello no bastaba con una sola foto, sino con la unión y secuenciación de una serie de ellas bajo un fin expresivo puramente personal. La fotografía no era sólo llenar archivos de editoriales de prensa o bancos de imágenes, sino saciar una necesidad creativa al margen del mercado.

Hace unos 5 años comenzaron a proliferar escuelas por toda España con un modelo parecido a este, o las que había se adaptaron a él. Al margen de las escuelas, ahora mismo los fotógrafos tienen un acceso bestial al universo iconográfico de la red, a visitar festivales, a exposiciones, a viajar con Ryan Air… Además en España, a raíz de la crisis, han surgido muchas y fructíferas colaboraciones entre autores, entidades, colectivos y distintos profesionales. De alguna manera ha sido un enriquecimiento generacional por sintonía. 

¿Puedes hablarnos del colectivo Blank Paper?¿Esa idea de espíritu colectivo se traduce en el entorno escolar que visionaste para la escuela?
El colectivo Blank Paper surgió en 2003 y está integrado por Alejandro Marote, Julián Barón, Ricardo Cases, Óscar Monzón, Antonio M. Xoubanova, Mario Rey y yo. Sentimos la necesidad de generar un espacio común en el que compartir nuestros procesos creativos, apoyarnos los unos en los otros y aprender de todos. Nunca tuvimos un fin empresarial y trabajamos en pocos proyectos juntos, más bien supone una suma de individualidades con una forma común de entender la fotografía. Siempre trabajamos en proyectos cercanos, sin buscar el exotismo ni en el lugar ni en la temática y de algún modo nos hemos mantenido al margen de los imperativos marcados por las instituciones, los comisarios, los festivales...
La escuela se ha nutrido de este espíritu familiar, independiente y de extrema generosidad. 

Aula taller del Máster de Fotografía Blank Paper

¿Explícanos el modelo de Blank Paper Escuela? ¿Qué ofrecéis a los estudiantes?
En primer lugar nuestra forma de enseñar es muy pormenorizada, se trabaja con el alumno de cerca y con gran generosidad por parte de los profesores. No creemos en las visitas relámpago de fotógrafos estrella, sino en el trabajo continuado y personalizado. Todos los profesores somos autores que estamos en pleno proceso creativo: produciendo libros, exposiciones, buscando financiación... y ese proceso lo transmitimos directamente a los estudiantes que pasan a enfrentarse directamente con un contexto fotográfico real, no hay simulacros. Además no nos cerramos sólo a la fotografía, tenemos docentes que trabajan en campos como el arte, el vídeo, el medio sonoro, la performance... funcionan como materias catalizadoras que sensibilizan la percepción hacia lo visual. Otro aspecto fundamental es ser capaces de desarrollar su actitud para que sean autores inquietos que estén en constante investigación, alimentar su iniciativa y poder ampliar su escenario de acción para que no ejerzan sólo como fotógrafos, sino en disciplinas como el comisariado, la gestión de proyectos expositivos, la creación de espacios para el desarrollo de la fotografía… Las siguientes generaciones han de crear las nuevas plataformas sobre las que hacer crecer nuestro entramado fotográfico. 

Cuando el alumno termina sus estudios con nosotros el vínculo sigue vivo y hacemos todo lo posible por ayudarlo y servir de plataforma de difusión de su obra. Les facilitamos el encuentro con comisarios, editores, gestores... y seguimos trabajando con ellos en proyectos de envergadura concretos. 

La cuestión del valor es algo importante cuando se habla de educación y no sólo en términos de accesibilidad o en un sentido monetario. ¿Es importante que Blank Paper Escuela sea asequible para aquellos que quieran estudiar fotografía?
Blank Paper es una escuela asequible en términos económicos y a la vez muy exigente con la actitud de nuestros alumnos. Por eso el perfil de los que aquí llegan es muy claro. En general son alumnos con recursos económicos limitados y con un profundo compromiso hacia lo que hacen. En los cursos superiores como el Máster de desarrollo de proyectos o Máster de fotolibros realizamos entrevistas para conocer a los futuros alumnos y entender que no sólo es importante el talento artístico, sino la responsabilidad y capacidad de trabajo con la que vienen. Yo no busco llenar plazas porque supongan ingresos, sino formar grupos de alumnos con aptitudes muy distintas y una necesidad vital por trabajar la fotografía. 

Los alumnos que llegan a Blank Paper saben donde se meten y el sacrificio que se les pide.

Visita guiada a Toledo

¿Puedes comentarnos algo sobre algunos de los artistas y fotógrafos que han enseñado en Blank Paper? Y ¿qué tipo de clases han enseñado? Artistas como, por ejemplo Ricardo Cases ¿cómo traducen su práctica en el aula?
Nos preocupamos de hacer una buena selección de profesores, entre miembros del colectivo, fotógrafos que antes fueron alumnos y autores cuya obra y actitud nos apasionan. Lo interesante de esta selección es que al final somos un grupo de profesores con un espíritu común, pero con enormes diferencias en el carácter y en la forma de entender el hecho fotográfico. Esto hace que exista una gran pluralidad de criterios y por tanto el alumno es capaz de construirse el suyo propio sin coacciones y desde una profunda madurez. 

Hay profesores que necesitan impartir sus clases en una iglesia, en la terraza de su casa, tras una caminata por el monte o desplegando su energía por las calles, como en el caso de Ricardo Cases... Nunca limitamos las necesidades de los profesores ni su libertad para desarrollar su método docente.

Hemos tenido experiencias estupendas, que trascienden a lo puramente profesional, con autores como Cristóbal Hara, Cristina García Rodero, Boris Mikhailov, Gueorgui Pinkhassov, Christian Patterson, Erik Kessels... Cuando contactamos con autores lo hacemos porque no sólo amamos su obra, sino porque surge una gran empatía.  

¿Podrías hacernos una selección de los mejores alumnos que han pasado por la escuela?
Cada generación de alumnos tiene algo que la hace distinta y especial.  Por ejemplo en la primera estuvo Alejandro Marote, en este momento miembro del colectivo. En la siguiente Michele Tagliaferri, Federico Clavarino, Víctor Garrido (La Troupe) y Arturo Rodríguez, que ahora son profesores.  Más tarde estarían Miren Pastor, ahora coordinadora de la escuela, Sonia Berger de DALPINE, Alberto Lizaralde o Nacho Navas. En las últimas hornadas destacan David Hornillos, Diego Collado, Jesús Monterde, Bernardita Morello, Olmo González, Nacho Caravia, Laura Carrascosa... 

No me gustan las listas de éxitos, y pido disculpas a los autores que no puedo nombrar aquí. En las galerías de alumnos de nuestra web podéis verlos a todos.

Montaje de exposición La Deriva con alumnos del Máster Blank Paper

¿Han cambiado los objetivos iniciales con el paso del tiempo?
Nuestro principal pilar ha sido siempre la formación, y en ese sentido cada año trabajamos para mejorar los contenidos y las dinámicas de los cursos. Ahora estamos elaborando un ambicioso proyecto educativo con un laboratorio de investigación visual y una escuela de verano internacional. Vamos a dar el salto a la formación también en inglés.

Por otro lado, con el tiempo, hemos ido desarrollando un programa de exposiciones, presentaciones de libros, debates… y hemos tenido presencia en distintos festivales internacionales. El año pasado celebramos la tercera edición de FIEBRE Photobook, un producto de la escuela en colaboración con MOB.

Por tu experiencia, ¿cuáles son las posibilidades y los límites de la educación auto gestionada?
Las posibilidades infinitas porque consigues ser una entidad absolutamente flexible y permeable, cosa que no sucede con instituciones en las que existen tantos trámites para cada nuevo objetivo que se plantea.

A mi lo que realmente me entristece es no poder obtener mayores recursos económicos y así poder abaratar los costes de matrículas, apoyar proyectos de alumnos, producir más exposiciones… Ahora contamos con tres becas de estudios y cada vez que tenemos que deliberar sobre los ganadores me siento fatal por no poder otorgar 10 becas más. Por otro lado la falta de recursos te exige mayor lucidez e innovación en lo que haces, no puedes dormirte.

Antonio M. Xoubanova en Les Rencontres d´Arlés

¿Qué piensas sobre la educación artística tradicional? ¿Qué parte de la educación universitaria tradicional tomó prestado Blank Paper Escuela? ¿Y a qué parte se opone? 
Yo defiendo a muerte la inclusión de disciplinas artísticas en los colegios públicos desde que los niños son muy pequeños ya que están expuestos a multitud de imágenes y no le damos ninguna importancia a la repercusión de su sentido, su significado, su poder…

En España el sistema educativo público es lamentable, lanza al fracaso escolar y a la frustración a miles de chavales cada año. Un porcentaje altísimo del profesorado está muy poco cualificado y ningún gobierno ha sido capaz de desarrollar un modelo educativo fructífero. Implementaría los estudios artísticos en un sistema completamente renovado.

La universidad es un lento dinosaurio con el que resulta muy difícil trabajar. Muchos de sus profesores mantienen una plaza vitalicia y esto hace que renuncien a la necesidad de investigar y renovarse continuamente y además no mantienen ningún proceso creativo.  Yo estudié Historia del Arte en la universidad y creo que sólo recuerdo un par de profesores comprometidos. 

¿Crees que las universidades deben ver los proyectos educativos alternativos como una amenaza? ¿Crees que las universidades deben cambiar y adaptar sus modelos a la luz de este movimiento de educación alternativa?
Hablar de la universidad en general es injusto. Hay gente dentro que estaría dispuesta a cambiarla de arriba abajo, pero se sienten atados de pies y manos. Nosotros hemos intentado generar acuerdos de colaboración con universidades públicas y privadas y es complicadísimo. Por un lado te infravaloran porque es una reacción producto de un cierto recelo o temor, y por otro, la burocracia es agotadora.

De todos modos es una institución a la que yo no presto mucha atención, prefiero modelos educativos más flexibles y dirigidos por gente más joven y apasionada.

Algunos de los miembros del colectivo y yo mismo estudiamos fotografía en una escuela de arte pública y precisamente por haber recibido una formación tan desfasada me decidí a crear la escuela en la que me hubiera gustado estudiar. 

¿Qué está en juego para una organización como Blank Paper? ¿Cuáles son los riesgos?
Como cualquier otra entidad o colectivo trabajando en España los riesgos son infinitos, en nuestro país hace ya muchos años que los distintos gobiernos han apaleado la cultura y sus posibles circuitos hasta desangrarla. Por ello proyectos de este tipo pueden ser vistos como innecesarios. Pero es precisamente este complicado escenario el acicate perfecto para generar un entramado cultural productivo. 

Es una responsabilidad ineludible, además, seguir siendo una escuela vanguardista y de referencia en la que se produzcan proyectos fotográficos renovadores. 

 

 

 

Tags:

Google+