Máquinas fotografiando | BLANK PAPER

Máquinas fotografiando

Artículos: Olmo González Moriana

21/1/16

Máquinas fotografiando

Este texto está motivado por mi próxima participación en las jornadas DONE organizadas por Fundación Foto Colectania y por la presentación de mi libro CONTROL esta tarde en Blank Paper Escuela, en la que trataré este tema aunque de manera diferente.

Hace unos días nos encontrábamos en la red una secuencia de imágenes obtenidas por una cámara de tráfico en Quebec, Canadá, en la que aparecía un búho en escena y que el Ministro de Transporte de Quebec había subido a su página de facebook convirtiendo en viral unas imágenes que, de haber sido realizadas por un humano, seguramente habrían pasado inadvertidas. 

La anécdota en este caso, que con una cámara que graba todo el tiempo se obtenga una escena llamativa, no deja de ser casualidad, se convierte en destacable por el hecho de que no sea una persona sino una cámara, una máquina automática la que parece imitar la intención humana al capturar una escena llamativa. Pero no nos engañemos, si esa escena ha tenido repercusión es porque un humano la ha seleccionado. Por ahora las máquinas por sí mismas no se detendrían a señalar como trascendente que un búho pase por delante de la lente de una cámara, si acaso lo harían para multarle y no para admirar su belleza.

Un caso similar y aún más llamativo ocurrió con un accidente aéreo en Taiwan, donde una cámara instalada en un coche capturaba el momento exacto en que un avión comercial se estrellabaEl momento es tan espectacular que no pocas personas dudaron de su veracidad, aunque se ha comprobado que eran ciertasDe nuevo este acontecimiento se convierte en noticia porque un humano seleccionó esa secuencia y la subió a internet.

Estos ejemplos podrían ser solo demostraciones de cómo la edición, en plena vorágine de flujos de imágenes circulando, se convierte en un hecho fotográfico (o postfotográfico, para ser rigurosos), igual que al caminar por una calle y encuadrar y disparar una cámara estamos editando el mundo convirtiéndolo en fotografías, hoy en día el mundo entero está siendo filmado o fotografiado, por lo que la edición puede pasar a un plano virtual y ponerse en funcionamiento mediante la selección dentro del flujo de imágenes circulando por doquier.

Pero quizás lo interesante de todo esto, por dar un paso más allá del discurso postfotográfico, sea imaginar qué pasará en el momento en que todas estas máquinas no solo estén programadas para editar (fotografiar) en ese flujo de imágenes a la hora de multar o reconocer caras (facebook, por ejemplo, lo hace en milésimas de segundo al subir cualquier foto), sino que también alguien las programe para ganar el worldpressphoto o tener millones de visitas en instagram o, yendo aún más allá, cuando la capacidad de autoprogramación de estas máquinas sea tal que puedan decidir por sí mismas en qué espacio visual es interesante tenernos a sus pies, publicidad, política, enseñanza, arte… 

La imagen es una herramienta muy poderosa por su conexión con el inconsciente, por algo es el medio favorito de manipulación de masas. Y las máquinas son las únicas capacitadas ahora mismo para digerir la enorme cantidad de imágenes que se producen en el mundo, ¿qué ocurrirá cuando sean, además, capaces de pensarlas?

Olmo González

 

Tags: cámaras , máquinas , fotografía

Google+