Becas de fotografía | Blank Paper

Contacto C/Nao 4, 3º 28004, Madrid
915 396 073
escuela.mad@blankpaper.es

Once años en la vida de un niño es muchísimo si somos conscientes de lo que evolucionan cada día, once años de una montaña en la tierra es un suspiro, once años para todo lo que puede conseguir una escuela de fotografía es muy poco. No hemos hecho más que empezar.

En estos años hemos asistido a la revolución digital, a la desaparición (por fin) de muchos intermediarios, a la necesidad de trabajar de forma colaborativa, a la nociva omnipresencia de imágenes a nuestro alrededor o a nuestra desconfianza política.

La imagen tiene un papel fundamental y su uso, nada inocente, es capaz de modificar conductas, ideas o derribar muros. Es probable que en estos once años, este niño no haya recibido en el colegio la educación visual con la que aprenda a distinguir, en el universo iconográfico al que está expuesto, ideologías sexistas, xenófobas o desear súbitamente este u otro nefasto juguete recién visto en la televisión.

Si los responsables políticos en materia pedagógica ejercen su particular terrorismo al no potenciar en los niños la actitud crítica, la reflexión original o la duda ante mensajes visuales, tristemente tendrán que pasar otros once años para que estos chicos terminen matriculándose en una escuela de fotografía. Cada vez el papel de las escuelas de fotografía es más importante de lo que llegamos a imaginar. La fotografía es el vehículo que mejor se adapta a los cambios que estamos viviendo y el que con menor ingenuidad los revela. No solo por su rapidez y facilidad de difusión, sino por su capacidad de servir de contenedor para todo tipo de funciones y para proyectar todo tipo de imaginarios posibles.

La responsabilidad que tenemos como educadores es capital, ya no vale esconderse únicamente bajo accesorios artísticos o empalagosos discursos autorreferenciales, hay que pasar a la acción. A veces nos dejamos seducir por el efímero aplauso de la audiencia, caemos en nuestras propias redes o inducimos nuestra propia ceguera hacia los temas realmente trascendentes. Desde aquí nos disculpamos, somos los primeros que seguimos aprendiendo para poder continuar enseñando.

Conscientes de la crucial tarea que hemos elegido, proseguimos trabajando para ofrecer la formación mejor adaptada al momento incierto que nos toca, seguimos subiendo la montaña. Aquí empieza todo.

Fosi Vegue, director de Blank Paper Escuela
Fotografías de Massao Mascaro, exalumno del Máster

Convocatoria abierta de la 10ª Beca de fotografía Blank Paper para estudiar el Máster Desarollo de proyectos 2017-2018

 

Becados Máster Desarrollo de proyectos

  • 2008 Íñigo Aragón
  • 2009 Ana Nieto
  • 2010 Bernardita Morello
  • 2011 Jose Juan Luque 
  • 2012 Arguiñe Escandón
  • 2013 Teresa Palomo
  • 2014 Laura Carrascosa
  • 2015 Borja Llobregat

Google+